6500 Millones de Chanchos

Videoinstalación
Duración : 2' 07"
Año de realización : 2007
Realización : Gustavo Kortsarz







Los chanchitos del cuento, ante la amenaza del lobo feroz, corren a refugiarse en sus frágiles casitas. Como los chanchitos del cuento, ya somos 6500 millones de chanchos víctimas del Lobo de Turno. ¿Hasta cuándo?


(...)En las guerras existen dos partes que se enfrentan; ¿dónde está la tercera, la que en realidad concentra a la mayor parte de las personas, aquella que debería intentar sofocar el enfrentamiento?
Las estadísticas no dejan de ser escalofriantes, los grandes números ya no producen ningún efecto: decenas que mueren actualmente, día a día, en Irak, los cientos que mueren en Somalia semana a semana. En los seis años que duró la Segunda Guerra Mundial murieron 60 millones de personas. El genocidio armenio de principios del siglo XX cobró un millón y medio de víctimas. La lista de acontecimientos bélicos y genocidios de distinta magnitud en la historia de la humanidad resulta interminable. Pienso desordenadamente en la masacre de Nanking, la guerra en Corea y Vietnam, las guerras civiles en Africa y Asia, las guerras civiles en Centroamérica, la guerra Irán-Irak, la guerra en los Balcanes, las numerosas guerras de descolonización tanto en América como en Africa y Asia, la Guerra Civil Española, la Inquisición, las Cruzadas... Son sólo algunos de los acontecimientos que sumaron, a través del tiempo, millones de víctimas.
Las guerras se terminan; se cuentan las pérdidas, humanas y materiales. De ambos lados, tanto vencidos como vencedores las sufren. Pero la verdadera guerra no acaba nunca.
¿Qué unidad de tiempo tomamos para darnos cuenta de lo terrible de la cotidianidad de la guerra? ¿Un día, una semana, un año, décadas?
La lectura de las noticias sobre las tragedias que suceden todos los días nos provocan escozor, nos movilizan. Pero, casi enseguida, damos vuelta la página. La imagen es demasiado espantosa y potente. Nos pone frente a nuestra propia monstruosidad. (...) Albert Einstein dijo en una ocasión: “El mundo no está en peligro por las malas personas sino por las buenas que permiten la maldad”.

Jack Fuchs, "La guerra ha terminado, ¡viva la guerra!", Página 12, 08/05/07.